viernes, 26 de mayo de 2017

Una jornada capturando culebras reales de California. Seguimos con las actividades del proyecto "Invasores en nuestro entorno"

Como continuación del proyecto "Invasores en nuestro entorno" (ver http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/2017/04/de-nuevo-en-el-proyecto-invasores-en.html), celebramos la mañana del 26 de mayo de 2017 una jornada de campo en el Valle de San Roque (Valsequillo, Gran Canaria), en pleno centro del núcleo principal del territorio ocupado por las poblaciones de la culebra real de California (Lampropeltis californiae) en Gran Canaria. 33 Alumnos del IES Primero de Mayo, muy bien alentados e instruidos por el personal de Gesplan, iniciaron una jornada de campo que consistió en la búsqueda de ejemplares de esta culebra por un tramo del barranco de San Roque conocido como Cañada del Tanque de Medina hasta la antigua planta embotelladora de Aguas de San Roque, y de ahí siguiendo por la cañada hasta enlazar con el camino de El Palmeral para regresar a la plaza de San Roque. En el recorrido se capturaron 5 ejemplares de esta culebra y los alumnos pudieron ver los distintos tipos de trampas que se están utilizando para capturar a estos animales. Era curioso que en todo el recorrido muy pocas veces escuchamos el típico ruído que hacen los lagartos al esconderse de la presencia humana, cosa muy habitual en cualquier campo de esta isla. Es evidente el daño que la presencia de las culebras ha causado la invasión de Lampropeltis. Nuestro agradecimiento ha los que han hecho posible esta actividad, la gente del proyecto "Invasores en nuestro entorno", ADS Biodiversidad (Asociación para el Desarrollo Sostenible y Conservación de la Biodiversidad, https://www.facebook.com/adsbiodiversidad/) y a los muchachos de la cuadrilla de Gesplan que supieron conectar con los alumnos y enseñales algo más que la gestión en el campo de esta invasión. Esperemos que el proyecto tenga continuidad y que más centros y alumnos se beneficien de esta labor.
Este año, no sabemos si por la mejora en los métodos de captura y la participación ciudadana o por el crecimiento de la población (esperemos que sea por lo primero), a estas alturas del año se han capturado 395 ejemplares a fecha 19 de mayo de 2017. Todo un record.
 En definitiva, una mañana calurosa pero satisfactoria. Una buena manera de celebrar el próximo día de Canarias.


 Paisaje del Valle de San Roque desde la plaza del mismo nombre. Bonito paisaje en el que destacan los palmerales y acebuchales, con lentiscos, hierba mora o hediondos (Bosea yervamora) y otros elementos del bosque termófilo característico de la zona.

Un primer contacto de los chicos y chicas con la especie, sus coloraciones, patrones, etc., propiciado por los técnicos de Gesplan que trajeron algunos ejemplares capturados días antes.

Un viejo ejemplar de lagarto gigante grancanario (Gallotia stehlini) nos observa y parece tener esperanza en nuestra labor.


 Un alumno acaba de capturar un ejemplar en la cañada. El técnico de Gesplan, Leo, saca fotos y toma los datos de la localidad y de la serpiente capturada

 Una explicación de Tharé sobre las mallas que conducen a los animales hasta las trampas

 Trampa con varias entradas y las vallas que conducen al animale hasta ellas. Cada trampa contiene agua para atraer a las serpientes, en otras se utilizan ratones e incluso hembras que puedan atraer a los machos.

 Valla que conduce hasta una trampa de doble entrada en un tubo.


El grupo escuchando con atención y bajo un sol de justicia las explicaciones de los técnicos Tharé y Daniel. Muy bien por todos y que se repita el próximo año.

lunes, 22 de mayo de 2017

Las especies arbóreas introducidas en el Pinar de Santa Cristina y El Brezal del Palmital (Gran Canaria). Un problema para la restauración del hábitat.

Cuando se plantea una tarea de restauración del hábitat siempre se piensa en reintroducir las especies que formaban dicho hábitat: plantar, soltar fauna, etc., pero no es menos importante eliminar las especies alóctonas que pueden inferir en la correcta restauración. Esto ocurre con mucha normalidad (Tamadaba-Gran Canaria, Corona Forestal-Tenerife, etc.), pero quizá el ejemplo más notable de este hecho puede verse en uno de los espacios naturales protegidos más emblemáticos de Gran Canaria, la Reserva Natural Especial de El Brezal, entre Santa Cristina y El Palmital, en el norte de la Isla. Se trata quizá de la mejor representación de un brezal que existe en la Isla. Este espacio natural se integra por el brezal propiamente dicho, y una serie de zonas más o menos conservadas entre las que destaca el Pinar de Santa Cristina, una zona llana que fue plantada en su día de especies forestales como Pinus pinea, Pinus halepensis, Pinus radiata y Cupressus macrocarpa. Este sector del espacio presenta un gran potencial para regenerar comunidades de monte verde, por lo que ha sido objeto de repoblaciones con especies autóctonas como Arbutus canariensis, Isoplexis chalcantha, Ilex canariensis, Visnea mocanera, Persea indica, etc. Pero esta labor necesaria choca con la enorme capacidad propogativa de las especies introducidas, sobre todo de los pinos Pinus halepensis, Pinus pinea y el ciprés Cupressus macrocarpa. Estos árboles no sólo perjudican la regeneración del brezal, que se produce por sus propios medios, sino que dificulta el desarrollo de las plantaciones. El árbol autóctono que parece tener una mejor regeneración es el madroño canario, pero su grado de desarrollo es menor que el de pinos y cipreses por lo que queda rodeado por los juveniles de éstos y termina muriendo.
Pero el problema no es sólo que las poblaciones de especies introducidas se mantengan en equilibrio y no se vean desplazadas por las autóctonas, sino que incluso se están introduciendo en el brezal más denso, donde es posible encontrar ejemplares de pino y ciprés de varias clases de edad, desde plántulas hasta árboles jóvenes de pocos metros.
Si se mantiene esta dinámica es probable que el brezal natural pueda quedar entremezclado con las especies foráneas, alterando su fisionomía y ecología (suelo, luminosidad en el subvuelo, etc.).
Es necesario, tras lo visto en este espacio natural, considerado Reserva Especial, la eliminación de los árboles introducidos de toda la zona protegida, y mantener campañas de erradicación de ejemplares jóvenes y plántulas durante varios años. Es una labor larga y costosa pero necesaria si queremos mantener la mejor muestra de brezal de Gran Canaria que poseemos en la actualidad.

Situación de la Reserva Natural Especial de El Brezal
 
 Zona A: Llano donde se plantaron las especies forestales aludidas (Pinus spp y Cupressus macrocarpa) y que viene siendo regularmente reforestada con especies autóctonas (Ilex, Arbutus, Persea, etc.)
Zona B: Fayal-Brezal natural (con línea discontinua se señala la zona ampliada en la imagen siguiente)

 Imágenes de detalle de la zona del brezal señalada con línea discontinua. Es la zona de contacto entre el brezal y las zonas plantas con árboles alóctonos. En la imagen superior en la actualidad (2015) y en la inferior en 2002. Puede comprobarse la mayor densidad actual de puntos rojos, que indican la presencia de un árbol (pino o ciprés) entre el brezal.

 Ejemplares jóvenes de Pinus halepensis cubriendo y ahogando repoblaciones de especies autóctonas (madroños canarios, fayas, etc.)

 En primer término un ejemplar juvenil de Isoplexis chalcantha, procedente de la regeneración natural a partir de ejemplares plantados. A su lado, detrás, un ejemplar juvenil de Pinus pinea.

 
Plántulas y juveniles de Pinus pinea. Las plántulas de todos los árboles forestales alóctonos son muy frecuentes en la zona.

 Ejemplares jóvenes de Ciprés (Cupressus macrocarpa) en la zona del Pinar de Santa Cristina, en el borde superior del brezal natural.




 Ejemplar muy joven de ciprés. Todavía las hojas no se han trasformado en las escamas que serán al madurar. Las plántulas de esta especie son muy frecuentes incluso en el interior del brezal.

Visión del brezal natural. En primer término, y por encima de brezos, granadillos, etc., aparece la copa de un ciprés joven.

Por debajo de las copas, el ciprés no se distingue fácilmente del resto de integrantes del brezal. Es el tronco recto de color oscuro que cruza la imagen hacia el centro de la misma.

lunes, 15 de mayo de 2017

Curso de Verano en la Universidad de Alcalá sobre gestión de especies exóticas invasoras

Nos llega la información de la apertura de un muy interesante curso sobre gestión de especies exóticas invasoras. La universidad que lo organiza, Alcalá, y los profesores de las distintas ponencias son garantía de que saben de lo que tratan. Aquí les dejo el tríptico editado para publicitar el evento. Si pueden no se lo pierdan.



domingo, 30 de abril de 2017

De nuevo en el proyecto "Invasores en nuestro entorno".

   Como el curso pasado (ver http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/2016/05/el-proyecto-experimental-invasores-en.html), los alumnos del IES Primero de Mayo de Las Palmas de Gran Canaria asistieron a la disección de culebras reales de California (Lampropeltis californiae). Esta actividad se encuadra dentro del proyecto "Invasores de nuestro entorno" que el grupo ADS Biodiversidad (Asociación para el Desarrollo Sostenible y Conservación de la Biodiversidad, https://www.facebook.com/adsbiodiversidad/) lleva a cabo. Este año el proyecto se ha ampliado con la participación de más departamentos de los institutos de secundaria, así que, a la charla explicativa y a la disección de culebras, se han añadido otras actividades como la elaboración de trampas y la realización de paneles y material divulgativo en varios idiomas y formatos (vídeo, fotografía, etc.). En estas labores se implican los departamentos de Biología y Geología, Tecnología y Lengua Extranjera de los IES que participan. Hoy tocaba la disección de culebras, y los alumnos del referido instituto la realizaron en un laboratorio de la Facultad de Ciencia del Mar de la ULPGC. Finalmente todo el alumnado participante realizará una jornada de campo en la zona afectada para que nos expliquen sobre el terreno cómo se intenta paliar esta invasión


   La disección es sin duda la actividad que más incide en los alumnos, no sólo desde el punto de vista del conocimiento de las especies invasoras sino para que se despierten vocaciones científicas en ellos, al ser partícipes de cómo se trabaja en ciencia y de los resultados que podemos obtener de una investigación bien organizada y diseñada.
   Por muchas y amenas charlas que se organicen en un centro docente, aunque se realicen con materiales audiovisuales (vídeos, presentaciones, etc.), nunca tendrán el impacto que representa en las mentes de nuestros alumnos el hecho de enfundarse unos guantes, ponerse una bata y diseccionar una serpiente para participar en una serie de investigaciones reales bien explicadas e interesantes.
Porque además de la labor educativa de esta sesión práctica los alumnos se percatan de cómo puede aprovecharse, desde el punto de vista científico, toda la información que nos ofrece el tratamiento de una especie invasora. Durante la disección el alumnado debe seguir una serie de pautas y normas que posibilitarán que su trabajo sea eficaz y útil a la hora de obtener valiosa información sobre un buen número de cuestiones:

  •    Se toman datos biométricos de los ejemplares y de su librea (patrón) y coloración, que conjuntamente a los datos recogidos durante su captura o recolección (lugar, fecha, datos climáticos, etc.), nos permitirán conocer mejor las poblaciones de este animal, su comportamiento, dinámica poblacional, etc.

  • Se disecciona al animal extrayendo la grasa que se pesa y separa. Esta grasa servirá para conocer no sólo el estado físico del animal, sino la cantidad de tóxicos que existen en el ambiente donde viven, resultando un buen indicador de la calidad ambiental de las zonas donde se encontraban.
  • Se analiza la anatomía interna de la serpiente, y se toman datos sobre el volumen de los testículos o el número de huevos, para conocer el ciclo reproductivo de la especie.
  •  Además se analizan los parásitos que puedan tener, muestreando unos nódulos blanquecinos situados en el estómago y en los intestinos. Así mismo, se recogen muestras de heces donde se buscan parásitos y sus huevos. Estos podrían ser compartidos con especies endémicas, como los lagartos, lisas y perenquenes, de los que se alimenta la serpiente.
  • Una parte de la culebra, en concreto la cola, se extrae y se utilizará para analizar los isótopos estables que contiene, con el fin de determinar la dieta del animal. Mediante este tipo de investigaciones se podrá tener en un futuro una relación directa entre la señal isotópica y la composición de la dieta del animal (% de lagartos, de lisas, de roedores, etc.), para que finalmente pueda concretarse esta dieta sin necesidad de encontrar los restos alimenticios en sus tubos digestivos.
   En definitiva, el análisis de una especie invasora nos permite obtener información de la propia especie, del entorno, y de otros animales del ambiente, sin necesidad de capturarlos.
Esperemos que esta iniciativa tenga continuidad y que a pesar de haber terminado el proyecto Life+Lampropeltis, se pueda continuar con la captura de ejemplares y el desarrollo de actividades científicas y divulgativas.
   Muchas gracias a Saray Jiménez y a Sara Galván, que nos acompañaron en la práctica, y a Catalina Monzón, la tercera integrante del proyecto. Esperemos repetir muchos años más, o no repetir nunca, sólo si es debido a que ya no quedan culebras que diseccionar.

 Ejemplar grande que resultó ser un macho adulto de casi 600 g de peso. Albino y anillado.

 Los alumnos proceden a estirar al animal para realizar las mediciones.Ejemplar normal y lineal.

 Estas tres colas, una de lisa, la central, y las otras dos de perenquén, fueron regurguitadas por un ejemplar después de su captura.

 Foliculos de una hembra adulta. Se aprecian claramente los 4 más grandes, aunque tenía otros 6 de menor tamaño.

 Saray Jiménez explica a un grupo de alumnos la anatomía de estos animales. Una clase magistral de zoología que no olvidarán.

 El grupo de alumnos trabaja rápido y con toda la precisión posible. Los datos servirán para conocer mejor la fisiología y etología de estos animales, y de esa manera conocer más de su ambiente y de cómo luchar contra los efectos negativos que produce.

viernes, 21 de abril de 2017

Este año vuelven a florecer las piteras

Como los seguidores del blog sabrán, la temporalización en la floración de las piteras (Agave americana) es un misterio que hemos intentado alumbrar desde hace tiempo (ver http://invasionesbiologicas.blogspot.com.es/2015/05/este-ano-de-nuevo-florecen-las-piteras.html). La sabiduría popular nos dice que "año de pitones, año de montones", aludiendo a la relación entre el florecimiento de las piteras y la bondad en la cosecha. Esto hace pensar que esta floración dependerá de la bondad pluviométrica del año, pero en el año 2012 pudimos comprobar personalmente que las piteras florecieron tanto en Canarias, donde el año no fue bueno en lluvias, como en Alicante, donde la sequía se extendió durante todo el invierno y la primavera de aquel año.
    De momento hemos detectado, desde 2010, floración abundante de Agave americana en los años 2012, 2014, 2015 y éste de 2017. Cuando el registro sea más largo podremos relacionar estos años con las variantes climáticas para conocer algo más el por qué de la floración de esta planta.

 Ejemplar de la zona de Secadero, en Las Palmas de Gran Canaria.

Pitones elongándose en las proximidades de Tamaraceite

jueves, 13 de abril de 2017

El botánico Filip Verloove, especialista en especies exóticas e introducidas, visita la isla de Gran Canaria.

Hace poco nos visitó en la isla de Gran Canaria el reputado botánico Filip Verloove (pueden tener acceso a sus trabajos en su página de researchgate https://www.researchgate.net/profile/Filip_Verloove, y los referidos a la flora exótica de Canarias en nuestro buscador de bibliografía http://bibliografiainvasiones.blogspot.com.es/search/label/Verloove). Aunque su trabajo tiene como centro de referencia el Jardín Botánico de Meise (Vlaams-Brabant, Bélgica), Filip Verloove ha recorrido gran parte de la Europa del Sur (Península Ibérica, Italia y ahora las Islas Canarias), esudiando las plantas exóticas introducidas, y ha conseguido una gran cantidad de nuevas citas en todos estos territorios, participando en el conocimiento de sus floras determinando correctamente muchas especies e incluso dando nuevas especies para la ciencia.
   En esta ocasión, gracias a un proyecto europeo denominado "Critical assessment of potentially invasive Cactaceae in Gran Canaria (Spain)" ha podido trabajar desde el pasado 29 de marzo hasta el 12 de abril pasado en esta isla. Este tiempo se repartió entre el sur y el norte de la isla, así como realizando visitas al Jardín Botánico Viera y Clavijo, que era su lugar de referencia en esta estancia.
   Por suerte para nosotros tuvimos la suerte de acompañarlo por la zona norte-noreste de Gran Canaria, para ratificar algunas de las plantas introducidas que conocíamos, algunas de ellas aparecidas en este mismo blog y referidas por usuarios del mismo (gracias a Eliseo Alberto Deniz Suarez, Tony Bonny y a Juan Ojeda (Juanillo)). Aunque el tema central de la visita eran las cactáceas que, lamentablemente siguen asilvestrándose en nuestros campos por su escape accidental de jardines o cultivos, se registraron un buen número de nuevas citas de plantas introducidas, algunas de ellas con potencial invasor, y otras que ya están causando problemas en nuestro medio. Acompañó también a Filip Verloove en sus salidas por el norte, el botánico Águedo Marrero, responsable del herbario del Jardín Botánico Viera y Clavijo y gran conocedor de nuestra flora.
   Con todo el material recolectado esperemos que Filip Verloove publique algún artículo para que pueda difundirse la importante información recabada en la isla. Hasta entonces preferimos no comentar todos los posibles hallazgos realizados, por prudencia. Estaremos atentos.


Posiblemente Ferocactus herrerae, una cactácea presente en las cercanías de San Andrés, en el norte grancanario. Ni idea de cómo pudo llegar hasta donde se encuentra.

 Filip Verloove tomando fotografías de la zona donde apareció la especie anterior.

Entre las cactáceas destaca por su presencia en Canarias el género Opuntia. En la imagen Opuntia leucotricha, una especie presente en Gran Canaria con mayor abundancia de la que se esperaba.

domingo, 2 de abril de 2017

La invasión alcanza la radio

No es la primera vez, pero siempre es una experiencia muy satisfactoria, sobre todo para los amantes de la radio. En este caso la invasión se ha producido en el programa A vivir que son dos días-Canarias, el pasado 1 de abril de este año 2017. Zenaido Hernández, presentador de este progama de ámbito regional, nos invitó a participar durante unos minutos en su programa. El resultado es el que pueden oir en el enlace añadido a continuación.
Cualquier actuación encaminada a la difusión de este problema siempre será interesante.
Espero que les resulte de interés.



La entrevista puede oirse en el siguiente enlace:
https://www.ivoox.com/17904643

sábado, 18 de marzo de 2017

ARBOLAPP Canarias: la importancia de los árboles introducidos en Canarias

   Se presentó esta semana una aplicación para identificar los árboles silvestres del Archipiélago Canario, tal como se lee en la pantalla de los móviles en los que se instala y en su página web (http://www.arbolappcanarias.es/). Una gran idea para la divulgación de nuestra flora por lo que felicitamos desde aquí al Cabildo de Gran Canaria, al Jardín Botánico Viera y Clavijo, al CSIC, y a la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) por su financiación. Es una aplicación independiente, pero relacionada con otra anterior que se realizó para identificar los árboles de la Península Ibérica y Baleares (ver la noticia en http://www.eldiario.es/agricola/medio_ambiente/Nace-Arbolapp-Canarias-gratuita-identificar_0_622938767.html.)
   Pero un análisis rápido de las especies que se incluyen en esta aplicación nos aporta datos poco esperanzadores para nuestro medio. No vamos a entrar en la discusión de si el concepto de "árbol" está bastante asentado como para utilizarlo en una guía, ya que en algunos casos es bastante discutido. De hecho cuando vamos al campo podemos ver, por ejemplo, brezos (Erica arborea y E. platycodon) en su mayor parte arbustivos y muy pocos o ninguno arboreo. Pero sí es importante para la temática que importa a este blog la proporción de especies introducidas y autóctonas que aparecen en la aplicación.
   De las 84 especies incluidas en la aplicación sólo 34 son autóctonas, y las 50 restantes se reparten entre perfectamente introducidas y asilvestradas (11), introducidas invasoras (16), 20 introducidas pero de manera puntual y en algunos casos dudosa, y 3 especies cultivadas no asilvestradas que intuimos se han añadido por su popularidad en jardines de las Islas (Cedrus atlantica, Araucaria heterophylla y Magnolia grandifolia). Y todo esto sin tener en cuenta dos cosas:
1. Hay árboles que se incluyen como grupos genéricos, como "acacia" y "eucalipto", y que en su interior agrupan varias especies, todas introducidos y muchas invasoras.
2. En la aplicación peninsular y balear, están presentes algunas especies que no aparecen en la canaria: Nicotiana glauca, que puede no considerarse un árbol, y Pinus pinea, que aunque no esté citada en el Listado de Especies Terrestres Silvestres de Canarias, se encuentra asilvestrada en varias islas del Achipiélago.

   Para poner un ajemplo de la importancia del peso de las especies introducidas e invasoras en nuestra flora, sólo decir que de las 122 especies de árboles que incluye ARBOLAPP en la Península Ibérica y Baleares sólo 23 no son autóctonas.

Queda patente la importancia cuantitativa y cualitativa de las especies introducidas en Canarias, y como cuestión relacionada, queda también clara la necesidad de aclarar el caso de muchas especies que se incluyen en el Listado anteriormente citado pero que seguramente no estén realmente asilvestradas. Su presencia en el campo deriva de su cultivo en jardines que posteriormente se abandonan. Hay mucho trabajo por delante.

 Webb de ARBOLAPP Canarias
 
Leucaena leucocephala, uno de los árboles introducidos e invasores que muestra la aplicación

 
Calotropis procera, una especie que puede interpretarse como arbórea y que no aparece en la aplicación, esperemos que en nuevas ediciones pueda integrarse

miércoles, 1 de marzo de 2017

Mac Ecofibras, un proyecto no libre de polémica sobre el aprovechamiento de especies invasoras.

   Está arrancando actualmente el proyecto Mac Ecofibras. Se trata de un proyecto que los propios integrantes definen como:
"Nuestro objetivo es contribuir al desarrollo sostenible en la Macaronesia, estudiando y empleando algunas de las especies vegetales con mayor impacto en esta región: caña (Arundo donax L), rabogato (Pennisetum setaceum), pita (Agave americana) y tártago (Ricinus communis). A lo largo del proyecto se estudiarán los ecosistemas en que se dan estas especies y los problemas que generan, se caracterizarán biológicamente, obteniendo el ciclo reproductvo (de manera que aseguremos que no exista propagación debido a la recolección); a continuación se realizará la extracción de fibras de las diferentes especies y su caracterización, finalizando con la obtención de materiales compuestos (plástico + fibra natural). Se hará también la caracterización de los residuos que se generen en la extracción de las fibras con el fin de estudiar sus posibles usos (fertilizante, complementos de alimentación animal...)."

   Participan en este proyecto la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el Centro Químico de Madeira (Universidade da Madeira), la Universidade dos Açores, El Jardín Botánico Viera y Clavijo y la Fundaçao Gaspar Frutuos. Está financiado por los fondos Feder de la Unión Europea (Interreg Mac).
   Al parecer se trata de estudiar la posibilidad de elaborar fibras vegetales a partir de las 4 especies mencionadas. La materia prima se conseguiría de la eliminación de individuos del medio natural, no de plantaciones de las mismas. Los trabajos previos consistirán en el estudio de los ecosistemas afectados por estas plantas (casi todos los presentes en Canarias) y su ciclo reproductivo.
   En principio parece una propuesta positiva, ya que redundará en la eliminación de estas plantas del medio. Pero sobre el uso de especies invasoras como materia prima de interés económico pueden ponerse muchas pegas. ¿Qué ocurre si se consigue establecer una economía basada en estas materias primas? Pues que sería mucho más rentable el cultivo de estas plantas que su recolección en la naturaleza. Y si no es rentable, ¿para qué es necesario este proyecto? Sería más económico erradicar las plantas y destruir los residuos que plantearse el uso de las mismas.
   Recordemos que la dificultad de la erradicación de muchas especies invasoras está precisamente en su uso como recurso económico: cangrejo rojo americano, animales de interés cinegético o pesquero, etc. Son muchas preguntas que ya se han planteado en otras mucha ocasiones y que aquí se repiten sin que nos pongamos de acuerdo con la respuesta. Las buenas intenciones en ocasiones producen ideas peligrosas. 
   Estas son las cuatro especies incluidas en el proyecto.
 Agave americana, una especie conocida desde antiguo por el uso de las fibras de sus hojas.

 Arundo donax, la caña común.

 Ricinus communis, el tartaguero.

Pennisetum setaceum, planta que ya ha sido objeto de diversos intentos para ser usada para algo más que el ornamento de jardines.


jueves, 16 de febrero de 2017

Charla sobre el análisis de riesgo de especies invasoras en la Universidad de La Laguna

    El próximo día 21 de febrero a las 10.00 hrs. en el salón de grados de la Facultad de Farmacia de la Universidad de La Laguna, en Tenerife, se impartirá la conferencia "Análisis de riesgo de especies invasoras", por parte de la Profesora Maya González de la Universidad de Burdeos (Francia). Esta investigadora es miembro de la French National Institute for Agricultural Research · Intéractions Sol Plante Atmosphère · BIONUT, del Instituto Politécnico de Burdeos, Francia (más información https://www.researchgate.net/profile/Maya_Gonzalez2). Autora de varios artículos de investigación, ultimamente se interesa por la planta invasora Ulex auropaeus, el tojo, sindo su útimo resultado la publicación como coautora del artículo Phenotypic Plasticity in Reproductive Traits of the Perennial Shrub Ulex europaeus in Response to Shading: A Multi-Year Monitoring of Cultivated Clones (ver en http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0137500). Esta planta, natural del atlántico europeo, es invasora en grandes zonas del Mundo, y en Canarias está presente de manera abundante en Tenerife, donde es posible encontrarla en casi todo el norte de la isla, en zonas de monte verde algo degradas, aucaliptares, etc. Se encuentra incluida en el listado nacional  de especies exóticas invasoras (https://www.boe.es/buscar/pdf/2013/BOE-A-2013-8565-consolidado.pdf). Si pueden no se la pierdan.


Tojo (Ulex auropaeus) en Erjos, Tenerife. (Imagen tomada de http://www.floradecanarias.com/ulex_europaeus.html)

miércoles, 8 de febrero de 2017

Reintroducción de conejos en la isla de Porto Santo (Madeira). Una oportunidad y una petición.

    No es bueno sentirse único. Lo que pasa con las especies introducidas e invasoras en las Islas Canarias es similar a lo que sucede en otras islas, y más aún si comparten territorio biogeográfico y gran parte de su historia moderna. Eso ocurre con Canarias y Madeira, por lo que todo lo que ocurra en nuestro archipiélago hermano nos interesa.
    Es el caso de lo que está ocurriendo con los conejos conunes europeos en Porto Santo, una isla cercana a Madeira. Porto Santo es una isla pequeña, con 42 km2 y 5.000 habitantes, con una altitud máxima de 500 m s.m. (en comparación el municipio de Agaete, en la isla de Gran Canaria tiene similar superficie y población). Al parecer, en esta isla de gran riqueza biológica, la población de conejos europeos, introducida, se ha visto diezmada por las fiebres hemorrágicas que padece esta especie, y ahora la administración se plantea la posibilidad de reintroducir a este animal en la isla, llevando conejos desde la vecina Madeira. La comunidad de cazadores de Porto Santo lo demanda (ver en http://www.dnoticias.pt/madeira/governo-regional-vai-repovoar-porto-santo-com-coelhos-bravos-AL805727). 
    Por el contrario, la comunidad científica ve en este percance una oportunidad para terminar con esta población y poder librar a la naturaleza de esta isla, ya suficientemente maltratada por este y otros muchos motivos, de uno de principales factores que impiden la regeneración de sus especies endémicas y autóctonas.
     Como siempre la decisión deben tomarla los gestores, pero los científicos de Madeira ya se están moviendo para recabar apoyos en su petición. Las firmas se están recogiendo en la siguiente página web: https://www.ipetitions.com/petition/rabbits-in-porto-santo
 
Desde aquí nos sumamos a la misma.

miércoles, 25 de enero de 2017

Anillamiento de palmeras en Las Palmas de Gran Canaria: una buena iniciativa, una generalización probablemente innecesaria, un impacto visual importante y unas ratas escaladoras.

El pasado diciembre nos encontrábamos en la prensa local la noticia de que el ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria pretendía anillar unas 3.000 palmeras en la ciudad (ver http://www.laprovincia.es/las-palmas/2016/12/15/parques-jardines-pone-3000-anillos/890513.html; http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=445170). El motivo es evitar el daño sobre las palmeras de las mayores especies invasoras que existen en el Planeta, las ratas (la rata negra, Rattus norvegicus, y la rata común, Rattus rattus), causantes de multitud de extinciones, de enfermedades y plagas desde hace siglos, y de un gasto continuo por parte de organismos oficiales para intentar su control.
El sistema tampoco es nuevo. Se utiliza desde hace mucho en La Gomera para evitar que las ratas alcancen los cogollos de las palmeras cuando están en aprovechamiento, extrayéndoles la savia o guarapo. También se emplea en otros lugares de la Península donde las palmeras sufren los mismo ataques de los roedores (por ejemplo en Murcia http://www.laverdad.es/murcia/v/20130611/murcia/anillan-troncos-palmeras-para-20130611.html).
La iniciativa se saludó con alegría por parte de todo el mundo, excepto por las ratas se entiende.
Desde entonces se han ido colocando estas anillas a las palmeras de los principales parques y jardines de la ciudad, pero se están colocando tanto a las palmeras canarias, datileras, y a los múltiples híbridos entre ambas que pueblan nuestros jardines, como a las palmeras de abanico, al menos a las de la especie Washingtonia robusta. Estas palmeras tienen un tallo o estipe mucho más delgado que el de la palmera canaria, mucho más alto y liso en su mayoría. De tal forma que sería muy difícil que una rata pudiera subir por ellas hasta la copa. Y otra pregunta, ¿para qué subiría una rata a estas palmeras? Sus frutos son pequeños y poco carnosos, no como los dátiles y támaras del género Phoenix al que pertenecen la palmera canaria y sus congéneres.
En definitiva, la medida nos parece muy interesante tanto para evitar la proliferación de ratas en la ciudad como para impedir que estos animales suban a las palmeras a comer sus frutos. Pero no ocurre lo mismo en las palmeras de abanico. El ingente número de estas palmeras americanas que existen en la ciudad hace que gran parte de las 3.000 anillas que se pensaban emplear lo sean en esta especie, siendo un gasto bastante inútil, dejando quizá otras palmeras sin protección y produciendo un impacto visual importante. No olvidemos que la utilidad de estas palmeras es meramente ornamental, y si dejan de realizar esta función, no tendrá sentido su presencia en la ciudad. Sobre todo si pensamos en el potencial invasor demostrado por esta especie.
 
 Palmera canaria (Phoenix canariensis) anillada para preservarla del ataque de ratas (esto sí)


Grupos de palmeras de abanico (Washingtonia robusta) anilladas. Su altura y su estipe delgado y liso hacen muy difícil imaginar que una rata, sin el instrumental adecuado, pueda subir hasta las copas (esto no hace falta)



En ocasiones los estipes de Washingtonia robusta no pierden la base de las hojas viejas y no es liso. Esto facilitaría la subida de las ratas hasta la copa pero, ¿para qué subiría una rata a una de estas palmeras? Nótese también el impacto visual de las anillas cuando el grupo de palmeras es tan abigarrado como en las imágenes anteriores.

DEJE SUS COMENTARIOS, SU OPINIÓN NOS INTERESA

LEAVE YOUR COMMENTS, your opinion matters

Las especies invasoras en el año internacional de la Biodiversidad